RESTAURACIÓN DE LA LOCOMOTORA DE VAPOR EX AZUCARERA DE MADRID 103

Durante el año 2010 tuvieron lugar los trabajos de restauración de la locomotora de vapor, de rodaje 030 y ancho de vía de 600 mm, que perteneció en su día a Azucarera de Madrid y donde ostentó en su parque la matrícula 103. Esta locomotora, construida por Orenstein & Koppel, prestó durante años servicio en las citadas instalaciones fabriles de la capital de España.

Después de haber sido trasladada tiempo atrás, la locomotora había figurado expuesta durante los últimos años frente a la entrada de la factoría situada en Guadalcacín (Jerez de la Frontera). Ésta pertenecía también a la citada Azucarera Ebro, patrocinadora de nuestras actividades culturales. Atendido lo inadecuado de dicha ubicación, totalmente a la intemperie, se logró de la empresa su retirada y el traspaso de su propiedad al Centro de Estudios Históricos del Ferrocarril Español.

A fin de poder ser restaurada, la locomotora fue cargada y trasladada hasta nuestra instalaciones, donde se iniciaron seguidamente los trabajos destinados a su recuperación y puesta en valor. El gran deterioro que presentaba requirió una actuación muy profunda de saneado de plancha. Incluso con sustitución de partes ya irrecuperables a causa del profundo grado de corrosión experimentado. 

También en el ténder fueron precisas profundas actuaciones por lo que a la plancha se refiere, pues se hallaba igualmente afectada por graves deterioros. Concluidas las actuaciones mecánicas, que incluyeron la reposición de algunos recambios, la locomotora y el ténder fueron pintados en su conjunto. También fueron repuestos los demás elementos como placas de numeración, válvulas y otros componentes.

RESTAURACIÓN DE LA LOCOMOTORA DE VAPOR EX COTO TEULER 1

En ocasiones, hay piezas patrimoniales concretas que, si bien no tienen un interés general mayúsculo dentro del conjunto de nuestra historia ferroviaria, no dejan de tener un elevado interés cultural por su especificidad en diversos órdenes. Tal es el caso de la locomotora fabricada por la casa alemana Orenstein & Kopel para ancho de 700 mm que estuvo prestando servicio durante años en las instalaciones mineras del onubense Coto Teuler. Allí estuvo matriculada en su día el número 1.

Tras quedar arrumbada a la intemperie, la locomotora sufrió toda otra suerte de azarosas circunstancias hasta que fue a parar a una finca agrícola de Villalba de los Alcores (Valladolid). Allí pasó un largo número de años a la intemperie durante los que fue desprovista de nuevas piezas y sufrió importantes deterioros. Ya años más tarde fue a parar a la localidad navarra de Cascante, donde permaneció nuevamente a la intemperie durante un largo periodo hasta que fue finalmente rescatada.

Si el interés cultural de una pieza, por elevado que sea, no va acompañado en muchas ocasiones de la sensibilidad y de las medidas de protección que deberían ser propias, hay casos sangrantes, como el que nos ocupa, en los que la desidia y la ceguera pueden llevar a poner a ésta en trance de desaparición. Felizmente, en esta ocasión la locomotora fue adquirida por el Centro de Estudios Históricos del Ferrocarril Español, tras lo que fue trasladada a sus instalaciones de Martorell para ser restaurada.

El estado de conservación de la locomotora era lamentabilísimo, hallándose falta de gran parte de las piezas del mecanismo motor. La mayoría de las bielas habían desaparecido, así como otros numerosos elementos que debieron ser reconstruidos. A nivel de plancha, su estado dejaba también mucho que desear. No obstante, tras intensas labores de saneamiento, la locomotora fue recuperando su integridad. Con el sucesivo montaje de los elementos reconstruidos y las labores de pintado final, la máquina pudo volver a lucir su impecable estado inicial.

RESTAURACIÓN DE LA GRÚA MÓVIL EX MZA AM-15

Singulares piezas patrimoniales dentro de nuestra historia ferroviaria son las grúas móviles. Grúas operadas mediante accionamientos manuales, muy características de la época inicial de nuestros ferrocarriles. Estos vehículos estaban destinados, fundamentalmente, a intervenir en caso de accidentes, a auxiliar en la construcción o a la reparación de puentes y otros elementos.

Las diferentes administraciones ferroviarias españolas dispusieron siempre de alguna grúa móvil. Al contar con elementos comunes de tracción y choque, estos vehículos podían ser trasladados a cualquier punto de la red administrada. La grúa que nos ocupa perteneció a un pedido de dos unidades construidas en 1894 por la casa francesa Dietrich, de Niederbronn, con número de fábrica 263. En la Cía. de los Ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y a Alicante fueron matriculadas con los números 15 y 16.

Durante los trabajos desarrollados, y atendido el lamentable estado de conservación en el que se hallaba este histórico vehículo fueron realizadas las habituales tareas que tienen lugar en estos casos: saneamiento general de partes metálicas, restitución o recomposición de elementos faltantes o deteriorados, ajustes diversos, así como imprimación, pintura, etc.

Aunque el alcance de la restauración no incluyó su puesta ordinaria en servicio, esta grúa móvil fue dotada de plena operatividad. Tanto a nivel de suspensión, rodadura, etc., como de los diferentes elementos que constituyen el sistema operativo de carga y descarga. Dada esta circunstancia, el vehículo quedó en disposición de efectuar demostraciones prácticas sobre cómo era este tipo de operativa ferroviaria hace más de un siglo.

RESTAURACIÓN DE LA LOCOMÓVIL EX MZA Nº 12

Entre las piezas restauradas por el Centro de Estudios Históricos del Ferrocarril Español figura una realmente curiosa que perteneció a la antigua Compañía de los Ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y a Alicante. Se trata de una locomóvil de vapor, matriculada con el número 12, que fue preservada en su día y que se hallaba en un lamentable estado de conservación.

Este singular vehículo ferroviario estaba destinado, entre otras cosas, a bombear el agua desde el interior de pozos hasta los depósitos elevados de las estaciones. El objeto era que, después, el líquido elemento pudiera suministrarse a las locomotoras. Se trata, en realidad, de una máquina de vapor ordinaria, sin carácter locomotor, cuya traslación tenía lugar mediante el arrastre por caballerías. Esta locomóvil fue construida por la casa francesa Frey, de París, en 1884.

Su chimenea abatible para facilitar el transporte, sus grandes volantes de transmisión, así como la multitud de elementos idénticos a los que se hallan presentes en cualquier locomotora (cilindros, bielas, manómetro, silbato, etc.), otorgan a estos vehículos una particularidad muy especial y altamente llamativa.

RESTAURACIÓN DEL VAGÓN DE BORDES EX NORTE U-93

En el año 2011 nuestra institución resultó adjudicataria del concurso para el suministro y restauración de un vehículo histórico. Se trataba del antiguo vagón U-93 de la antigua Compañía de los Caminos de Hierro del Norte de España. Un vagón de dos ejes para el transporte de carbón (vía de 1 m). Dadas las rigurosas especificaciones del concurso convocado, para dicha restauración fue preciso recurrir a diversa documentación original de nuestro Archivo Histórico y hacer varios ensayos en relación a la tonalidad del color.

Una vez concluida su restauración, que afectó a su estructura metálica, el maderamen y demás elementos, el vehículo fue entregado el 1 de julio. A su recepción oficial, los responsables de la sede museística a la que iba destinado se mostraron altamente satisfechos por la calidad y el rigor histórico que habían presidido los trabajos. El vagón quedó ubicado en la futura sede del Museo Nacional de la Energía, en Ponferrada (León), el cual depende de la Fundación Pública Ciudad de la Energía (CIUDEN).